Steven Spielberg seguro que sería capaz de hacer una película sobre ello. Pero nosotros cuando nos encontramos en una tienda, frente a un lineal de productos, no somos tan conscientes de las emociones que ese producto nos promueve. Tomar una decisión de comprar, puede ser toda una responsabilidad. El ahorro al comprar uno frente a otro por ser más económico, puede generar emociones satisfactorias. Al igual que si buscamos un limpiador y nos decidimos por el que mejor limpia. Este tipo de decisiones se toman en base a datos algo más prácticos. El precio o sus características técnicas por ejemplo. Pero ¿Qué ocurre cuando el producto no está presente?

En el caso de la publicidad y en concreto la que concentra todos sus esfuerzos en vendernos un vehículo, abogan por otro tipo de emociones. Buscan tocarte el corazón despertando en ti emociones que ni tu creías que estaban conectadas con el coche que anuncian.

Spielberg recordando nuestras emociones infantiles

Por ejemplo, a lo largo del tiempo y a través de sus películas, Steven Spielberg ha dejado huella en nuestro corazón. Un imaginario que sin duda marca una época de emocionantes aventuras.

Dicha “escuela Spielberg” sigue teniendo consecuencias en estos últimos años. Como es, la serie Strangers Things, que homenajea de manera explícita a Spielberg. Continuos guiños en esta serie nos hace recordar a Los Goonies o a ET. Es más, Spielberg ha conseguido dejar huella en el ADN de muchos de nosotros. El hecho de ver a una pandilla de críos montados en bici y vestidos con ropa “ochentera” nos evoca unas emociones tan potentes, que nos traslada a nuestra infancia de aventuras y magia. Esto solo se consigue tocando el corazón y Spielberg lo sabe hacer muy bien.

Si recordar estas situaciones nos traslada literalmente a un imaginario que conecta emocionalmente con nuestra infancia, con la aventura, con la magia ¿Podría ser un recurso útil para conectar una marca con el corazón de muchos de nosotros?
Un experimento…Pensad ¿Qué resultado tendría mezclar, la marca de coches Mercedes Benz, Los Goonies y ET? ¿Magia? ¿Aventura? o ¿Tecnología?