Hoy vamos a reabrir un debate que desde hace muchos años está presente en el mundo de la fotografía. Concretamente en el mundo del fotoperiodismo.
No vamos a entrar sobre si el fotógrafo, en el momento de hacer su trabajo es objetivo o subjetivo, o si los medios de comunicación que difunden sus imágenes lo son, esto es otro tema. Hoy solo quería hablar sobre la estética en los reportajes gráficos que habitualmente nos informan y difunden acontecimientos que no podemos presenciar en directo, o nos recuerdan historias que muchas veces queremos olvidar.

James Nachtway y Sebastiao Salgado son seguramente los fotoperiodistas contemporáneos más conocidos, no solo por los que nos dedicamos a la fotografía, si no también por gran parte del público. Y esto es porque muchas veces, sus imágenes han dado la vuelta al mundo. Publicándose y exhibiéndose con éxito. Y muchos de ellos con galardones importantes del sector.

Pero, ¿por qué?
Sin duda una de las razones es porque han tratado temas que merecían ser difundidos, pero también por la espectacularidad de sus imágenes. Y es por este detalle dónde surge el debate. ¿La impecable estética de esas fotografías oculta el horror y la injusticia que sufren las personas que protagonizan esos reportajes? Seguramente para mucha gente sí y se quedarán en “que foto tan bonita”. Pero, ¿si esa foto no fuese tan “buena” sería publicada?

Reflexionemos.
Nos guste o no la manera que tienen de expresarse estos dos fotógrafos lo que queda claro es que son trabajadores incansables y que en muchos casos se han jugado la vida por mostrar al mundo lo que ellos creen que merece ser contado. Y parece imposible no pensar que están comprometidos.
“La Sal de la Tierra” es una película documental sobre la vida y el trabajo de Sebastiao Salgado. Después de verla quizás entendáis un poco más de qué estamos hablando. También os recomiendo que echéis un ojo al libro “Inferno” de Nachtway, aunque os advierto que al verlo, hay días que pierdo la esperanza en la especie humana.
¿Qué piensas tú sobre estos temas? ¿Te has planteado alguna vez qué valor le das tú a la fotografía?

A continuación me puedes dar tu opinión, si así lo deseas, en los comentarios. Gracias por leernos.