Querido cliente ideal:

Sabemos de ti, te conocemos porque hemos tenido el placer de trabajar contigo, existes. Eres esa empresa o autónomo que aprecia nuestro trabajo y el valor de los servicios que te ofrecemos, sin dudarlo y sin regatearnos el precio.

Tú, también nos conoces, aun así nos presentamos. Somos cuatro amigos, cuatro soñadores que han unido su experiencia, ilusión y talento para ayudarte a conquistar el corazón de tus clientes gracias a la estrategia, el diseño y la comunicación emocional.

Ya sé, ya sé, tú lo que necesitas para tu marca o negocio es vender. Lo sabemos. Pero déjame decirte que sin emoción, no hay conexión. Y sin conexión no hay venta.

No sé si habías caído en esto, pero las emociones y los sentimientos están muy presentes en nuestras vidas, y también en nuestras decisiones cuando compramos. Las emociones nos hacen tomar esas decisiones y detrás de la mayoría de las compras, se esconden sentimientos. Por eso es tan importante saber vender llamando a las puertas del corazón de tus clientes. Justo en esto, podemos ayudarte.

¿Cómo? Conectando las  estrategias de tu negocio, sus productos, servicios y comunicación a las emociones que sienten tus clientes.  Porque en un mundo con tanto ruido e información hay que saber atraer, hablar y conquistar a las personas, de otro modo.

Así que ya lo sabes, la próxima vez que te sientes frente a tu cliente trata al menos de despertar con tu marca alguna emoción. Porque si logras despertar su confianza, lo tendrás un poquito más fácil para que considere tu oferta.

 En fin, querido amigo ideal, esta es la primera carta de otras tantas que te iremos enviando. Esperamos que así podamos conocernos mejor, y saber qué necesitas, qué te preocupa o en qué podríamos ayudarte.

¡Ojo y recuerda! Sin emoción no hay recompensa.